Agresión por Ruidos

Agresión por ruidos; los tribunales ahora actuan

Los tribunales ahora castigan al que agrede con ruidos

NO ES ABUSO, ES AGRESIÓN, POR RUIDOS

No, no hablamos de La Manada, no estamos hablando de delitos sexuales, estamos hablando de delitos cometidos usando el ruido como arma , el ruido para hacer daño.

Últimas sentencias: El ruido para hacer daño ya no queda impune

Sentencias por agresión por ruido

Recientemente estamos asistiendo a la aparición de sentencias en los juzgados penales que condenan a penas de prisión  por las consecuencias del ruido humano o de animales domésticos bajo la responsabilidad de sus dueños.

Penas de cárcel por agresión por ruidos

Me refiero a sentencias sobre situaciones que nos pueden suceder a cualquiera, como:

1. La sentencia de un Juzgado de Vitoria de 4 meses de prisión y una indemnización de 12.000 euros por los ladridos continuos de un perro que sufría maltrato animal

Escuchar la entrevista de Ricardo Ayala para el programa de radio Julia en la Onda sobre este caso de ladridos de perros

2. Y también a esta otra sentencia de un Juzgado de Cerdanyola del Vallés que condena al presidente de una peña de fútbol a 6 meses de privación de libertad y al pago de una indemnización a las víctimas de 10.000 euros por los daños causados por el ruido y el alboroto de los hinchas en su local.

Escuchar la entrevista de Ricardo Ayala para el programa de radio Julia en la Onda sobre este caso: el ruido durante los partidos obligó a una vecina a abandonar su casa

Nuevo enfoque de los tribunales: El ruido no solo es abuso sino agresión

Emerge así una nueva conciencia de los tribunales para cambiar el enfoque que se veía dando para estas acciones que se calificaban solo como abuso de derecho en el ámbito civil, dentro de la responsabilidad extracontractual de daños.

El ruido puede llegar a ser un arma de agresión

Los tribunales están adquiriendo una mayor sensibilidad al abuso del ruido y entienden que su utilización dolosa e incluso negligente (o falta de cuidado), por reiterada y falta de respeto a los demás; llega a ser considerada como un “arma“ capaz de agredir y ocasionar  lesiones psicológicas y daños morales por el sufrimiento ocasionado.

El ruido es agresión y causa daños serios a la salud

Esta es la clave, se empieza a asumir que el ruido es una forma de agresión y causa lesiones y secuelas psicológicas en las víctimas que lo padecen de forma crónica, tales como:

  • Síndrome ansioso depresivo
  • Cuadro de fobia a llegar a casa
  • Angustia
  • Hipersensibilidad
  • Irritabilidad
  • Alteraciones del sueño

Y las repercusiones que conlleva para toda la dinámica familiar y su convivencia con esta intromisión en el hogar.

El ruido puede llegar a ser un delito de lesiones

Delito de lesiones por ruido recogido en el artículo 147 del Código Penal

Por tanto, se está acabando la idea aceptada de que:“en mi casa yo hago lo que quiero y al  que le moleste que se aguante”, porque puede estar cometiendo un delito de lesiones tipificado en  artículo 147 del Código Penal; por el que se puede llegar a castigar esta conducta con la pena de 3 meses a tres años por el menoscabo de la integridad corporal o la salud física o mental del perjudicado.

El acosador no pone ningún remedio para evitar los ruidos

Lógicamente, sólo las conductas reiteradas que suponen una falta de respeto grave a la intimidad e integridad del otro, por despreciar sus quejas a los daños que le están ocasionando sin poner ningún remedio; puede llegar a ocasionar estas lesiones y considerarse agresión; y por tanto ser objeto de una condena por delito de lesiones.

En este otro artículo se trata el grave problema del acoso vecinal por ruidos, que está aumentando enormemente. También se comentan medidas útiles para reunir pruebas para poder denunciarlo y acabar con esta terrible situación

Probar los daños causados por el ruido

Tratamiento médico y/o psicológico-psiquiátrico por agresión por ruido

Así, para la prueba en el juicio debemos aportar informes del médico especialista en valoración del daño corporal.  Y, además de lo anterior, psiquiatras o psicólogos que hayan seguido al paciente en el tratamiento de psicoterapia para explicar al juez la relación de causa/ efecto entre la agresión por ruidos y la lesión.

En este sentido, es recomendable que la persona que se vea afectada por la persistencia de un agresor acústico, y se vea dañada en su salud mental debe acudir a tratarse con un especialista y hacérselo saber a su agresor para que sepa las consecuencias que está causándole, y de no corregirlas se atenga a las consecuencias penales.

Denunciar el ruido tantas veces como haga falta

Y por supuesto, es necesario para la prueba denunciar incesantemente a la policía municipal, al ayuntamiento, y a la comunidad de propietarios la situación de acoso a la que se ve sometida la víctima del ruido.

No se trata de que nos dejen sordos, pero tampoco que nos vuelvan locos

Para poder obtener el amparo de los tribunales penales, debería bastar con acreditar que la agresión reiterada por ruidos es potencialmente lesiva por la intención inequívoca del acosador de dañar.

CONCLUSIÓN:

✓ Así que, cuidado, se está acabando la impunidad de la agresión por ruidos.

¿Sufre usted Acoso por ruidos? CONSULTE gratuitamente su caso conmigo y le daré a una solución personalizada