Los JÓVENES y el Ruido, Problema de Salud Pública

Los jóvenes y el ruido, un grave problema de salud pública

El deterioro progresivo en la salud auditiva de los jóvenes

El ruido, un grave problema de salud pública

El ruido puede llegar a constituir un serio problema de salud pública. Las señales de alarma apuntan a una situación preocupante que puede agravarse en el futuro.

Determinados estudios de evaluación auditiva realizados a lo largo de años indican que la salud auditiva de las jóvenes generaciones se va deteriorando de forma progresiva.

Por otra parte se ha descartado que esa disminución de la capacidad para discriminar sonidos se deba a factores hereditarios. Más bien habría que achacarlos a ciertos hábitos de la juventud, y a ciertas formas de vida o de ocio.

Los jóvenes son los más expuestos a niveles de ruido perjudiciales

El ruido de los auriculares

Usan auriculares para escuchar música a todo volumen y durante muchas horas al día.

Son más dañinos los auriculares que se introducen en los oídos

Es típica la imagen de los jóvenes que van con los cascos puestos, y que incluso así, se oye la música que están escuchando.

Si con los cascos puestos, usted puede oír la música que escuchan estos jovenes, entonces  el volumen al que llevan el aparato es excesivo y perjudicial.

El ruido de conciertos y discotecas

Otro peligro de pérdida de audición es el excesivo nivel de ruidos al que están expuestos en bares, discotecas y conciertos. Por ejemplo, el ruido en una discoteca alcanza los 110 decibelios; en un concierto de música rock se llegan a soportar 120 db.; nivel de ruidos comparable al de una taladradora neumática, de las que se usan para hacer obras en las calles.

Los daños en el oído se producen cada vez en gente más joven

El ruido daña unas células denominadas ciliadas. Dichas células son las responsables de la capacidad auditiva,  y no se recuperan, si se dañan. Este deterioro en la audición se da cada vez en gente más joven.

Los jóvenes expuestos al ruido hoy, son los sordos del día de mañana

Estos jóvenes sometidos a altos niveles de ruido, irán creciendo y con la edad acusarán antes el deterioro auditivo que se produce con frecuencia al llegar a la vejez, pudiendo llegar con el tiempo a una discapacidad auditiva seria.  Con lo que dentro de no muchos años, el ruido puede llegar a convertirse en un grave problema de salud pública.

Daño irreversible en el oído, tinnitus

En un estudio científico realizado a adolescentes se comprobó que más de la mitad había experimentado tinnitus temporal; y casi un tercio de ellos sufrían tinnitus crónico.

¿Qué es el tinnitus?

El tinnitus, también llamado acúfeno, es un zumbido o ruido molesto que se percibe en los oídos.
Probablemente usted lo habrá experimentado alguna vez, cuando se ha expuesto a un nivel de ruidos excesivo.

TINNITUS pasajero

Se trata de un fenómeno temporal. Normalmente desaparece en unas horas; pero si la exposición al ruido es muy frecuente, puede llegar a desarrollarse un tinnitus crónico.

Tratamiento del tinnitus o acúfenos

Los acúfenos no tienen método de curación eficaz, son para toda la vida.

Los pitidos crónicos en oído no se curan

Si puede imaginar un pitido en los oídos 24h. al día, verá que se trata de un asunto grave. Impide dormir y descansar, y resulta muy perjudicial para la salud.

TINNITUS O ACÚFENOS, señal de daño al oído

En cualquier caso estos zumbidos, aunque sean temporales, son una clara señal de que se está produciendo daño en la cóclea que puede llegar a ser irreversible.

Los jóvenes y el ruido, un problema de Salud Pública: Conclusión

¿Qué consecuencias tiene todo esto para mi.?

Si debido a los altos niveles de ruido a los que se exponen los jóvenes, dentro de no muchos años tenemos un porcentaje alto de la población con discapacidad auditiva, habrá un serio problema de salud pública.

Este problema tendrá una repercusión en el gasto sanitario, por un lado; pero por otro, usted también sufrirá las consecuencias debido a que las personas sordas son las que más alto ponen el volumen de la televisión, por ejemplo.

La discapacidad auditiva hace que se genere más ruido, con lo que se convierte en un círculo vicioso que nos afecta a todos.