Denunciar Ladridos de Perros que no dejan dormir

¿Se puede Denunciar los Ladridos de Perros que no dejan dormir?

Continuos Ladridos de Perros que estaban afectando seriamente la salud de una familia ☑ Caso solucionado

El Problema de Ruidos: Ladridos de Perros muy molestos que no dejan dormir

Los ladridos continuos y desesperantes de 3 perros que están atados permanentemente en la parte trasera de un restaurante.

Mi clienta y su familia llevan padeciendo desde hace cuatro años continuos ruidos y molestias provocados por estos perros; que les impiden un mínimo descanso, tanto en horario diurno como nocturno, alterando su calidad de vida y viendo mermada su salud día tras día.

Vivíamos en un estado permanente de estrés y ansiedad

Para esta familia, esta situación les estaba afectando muy negativamente, ya que llevan años sin poder dormir en condiciones normales, ocasionándoles no sólo graves trastornos en su sueño, sino además viviendo con constante sensación del alerta y sobresalto de noche, de madrugada o al intentar hacer la siesta, sumando a ello ver que no atienden sus reclamaciones personales.

Sufrimiento animal

Estos ladridos, además, son debidos a que están allí encerrados permanentemente, con lo cual debe también considerarse el sufrimiento de los perros como factor agravante del caso.

Los ladridos son más acusados y constantes cuando se encuentran sólos en la finca, sobre todo al anochecer y de madrugada, momentos en el que suelen emitir aullidos y llantos, sobre todo al amanecer, que pueden estar hasta una hora y media sin parar de ladrar hasta la apertura del restaurante.

Empeoró en el confinamiento

Durante el «Estado de Alarma», cuando se encontraba el restaurante cerrado por las restricciones del Covid, los perros estaban más abandonados que nunca por lo que sus aullidos se prolongaban más tiempo y eran más lastimosos.

¿Se pueden denunciar los ladridos de perros del vecino?

Los ladridos ocasionales, no son denunciables, pero sí lo son, cuando sean ladridos continuos y superen el límite de ruido que impide el descanso, y por tanto perjudican a su salud y la de su familia.

Sin embargo, hay otras sentencias contra ladridos de perro, como la ratificada por la Audiencia de Palma, en las que se deja claro que NO es imprescindible la medición de niveles de ruidos, ni que los ladridos hayan superado los niveles de decibelios permitidos para probar las molestias y los daños a la salud que los perros están causando.


Entonces la respuesta es que sí, siempre que sean continuos y no algo aislado, propio de la conducta normal de un perro.

En términos jurídicos se trata de graves inmisiones molestas por contaminación acústica que se transmiten a la vivienda y que impiden el descanso y dañan la salud de los vecinos. Por lo que tal situación es denunciable, aunque recomendamos tomar antes una serie de medidas.

Medidas que ya habían sido tomadas

Hablar con los dueños de los perros

Informar a los dueños de los perros del grave problema de ruidos que estaban ocasionando. Esta es la primera medida que debe tomarse. A veces basta con hacerle consciente al causante o responsables de los ruidos para que el problema se solucione.

A menos que se perciba una actitud agresiva, siempre hay que intentarlo porque aunque no resulte efecto, los jueces tienen en cuenta que usted haya hecho el esfuerzo por solucionarlo de forma amistosa y también tendrá muy en cuenta que la respuesta a su petición haya sido desoída airadamente.

Los intento de negociación frustrados son útiles

Esto puede ser empleado a su favor en un posible juicio, si llega el caso, por lo que es conveniente que lleve algún testigo consigo cuando vaya a hablar con el causante de los ruidos.

Lamentablemente la respuesta que recibió mi clienta a su intento de negociación fue descorazonador: le dijo literalmente que:

“…los perros no ladran, pero si lo hacen es normal, porque son perros y tienen que ladrar»

Denunciaron los hechos a la Policía

Ante la imposibilidad de poder dormir, los afectados se han visto obligados a dar aviso tanto a la Policía local como a Guardia Civil para que acudiesen, y al tiempo que fuesen testigos de los fuertes ladridos y poder denunciar los hechos.

Denunciar ante el Ayuntamiento

Además de las varias denuncias ante la Guardia Civil, se han formalizado quejas ante el Ayuntamiento.


Contaminación acústica por ladridos continuos de perros

Lo malo de los ladridos no es solo el volumen sino su carácter imprevisible. Y, es que las molestias mencionadas, no sólo son dañinas por su elevado nivel de decibelios, sino por el horario, imprevisibilidad, sobresalto, y reiteración de las mismas, ya que los ladridos se producen tanto de día, como de noche, impidiéndoles un mínimo descanso y poder habitar su vivienda con normalidad, teniendo que condicionar sus hábitos y horas de sueño a breves lapsos de tiempo en que ocasionalmente los perros se mantienen en silencio (lo cual es totalmente aleatorio).

Los ladridos continuos, un grave problema de salud

Fue necesario tratamiento médico

La familia afectada está en tratamiento médico para poder sobrellevar la ansiedad, el estrés, la alteración del sueño y la modificación de condiciones de vida que los perros les están ocasionando.

Y es que es sabido que los problemas graves de ruido afectan seriamente a la salud. Deterioran la calidad de vida y pueden llegar a acortar la esperanza de vida.

El problema se agrava con la llegada del buen tiempo

Por si fuese poco, las condiciones se vuelven todavía más insufribles, si cabe, en primavera y periodo estival ya que las ventanas se encuentran abiertas pues resulta imposible cerrarlas con el calor que hace en esa zona.


Nuestro enfoque del problema

Resultaba urgente la necesidad de acabar con la contaminación acústica, molesta e intolerable que esta familia lleva padeciendo a causa de los continuos e insoportables ladridos de los perros.

Envío de un burofax como petición formal

A través de dicho burofax se les informaba, esta vez por escrito, de manera formal y dejando constancia de ello, del grave problema que estaba padeciendo la familia afectada por los continuos ladridos de los perros.

También se les pedía, de manera amistosa, el cese inmediato en las graves inmisiones por contaminación acústica debida a los perros, a la vivienda de de los afectados, y que atentan contra su salud, intimidad y calidad de vida.

Envío de un segundo burofax

Como efecto del primer burofax, demostramos que la contaminación acústica por los continuos ladridos era evitable, lo cual es clave para la vía civil y es muy tenido en cuenta por los jueces.

Efectivamente: durante las dos semanas posteriores al primer burofax, los dueños consiguieron por lo menos evitar que sus perros ladrasen por las noches, no así durante el día, en el que los ladridos persistían. A pesar de ello, esto fue un gran sosiego al grave trastorno que causaba a mi representada y su familia.

Esto dejaba en evidencia que si los dueños de los perros quieren, pueden mejorar mucho el problema del ruido de los ladridos.

Con éste otro burofax, dimos por finalizado el intento de negociación amistosa que les ofrecimos anteriormente.

También avisamos de que nos veíamos obligados a emprender acciones judiciales civiles y/o penales necesarias contra los dueños de los perros para que acaben con esta grave situación, reclamando el cese definitivo de las molestias por los ladridos, la retirada de los perros, más la correspondiente indemnización por daños y perjuicios, que puede ser elevada; así como las costas del juicio, para lo que seguiremos recabando las pruebas pertinentes y realizando mediciones acústicas con peritos expertos a fin de acreditar los hechos en el Juzgado que conozca de este asunto.

El Resultado

Hemos acabado con la situación de contaminación acústica, molesta e intolerable que esta familia lleva padeciendo a causa de los continuos e insoportables ladridos de los perros.

Los ladridos han disminuido considerablemente, y aunque los perros siguen estando los tres en el mismo sitio, podemos imaginar que les habrán puesto algún collar o habrán tomado alguna otra solución técnica.

ℛicardo Ayala – StopRuido 🔇


Puede solicitar cita para consulta personal llamando al teléfono:

915 91 40 43

1
COMPARTE, Por favor. Si crees que puede serle útil a alguien. Gracias