Molestias por Ruidos y Música en Metro, Autobús, Tren: Entrevista

En transporte público, la música con cascos

¿Qué hacer ante alguien que oye música a todo volumen, por ejemplo,  en el Metro de Madrid?

Molestias por ruido en los transportes públicos

Ricardo Ayala, como abogado experto en contaminación acústica aconseja en una entrevista de la radio sobre como actuar en este tipo de situaciones, que por desgracia son cada vez más frecuentes.

Escuche la Entrevista a Ricardo Ayala para el programa de Radio de Julia Otero

Le ofrecemos aquí el audio de la entrevista emitida en el programa de radio de Onda Cero que dirige Julia Otero en  Septiembre, 2018

En dicho programa se abordó el problema de las molestias del uso de música sin auriculares en los transportes públicos.

Duración: menos de 2 minutos

Si le ha interesado el tema, le recomendamos que:

ESCUCHE Ahora la Entrevista COMPLETA en la que se dan algunos consejos de qué hacer ante la música a todo volumen en un transporte público ↓

Usuarios de transporte público ( metro, autobuses, tren de cercanías, etc.) que molestan con ruido o música al resto

Como decíamos, y por desgracia, cada vez nos vemos envueltos casi a diario con este tipo de situaciones tan desagradables:

  • Jóvenes, (normalmente, pero no siempre), escuchando música sin auriculares
  • También películas a todo volumen
  • Conversaciones altas por el móvil, a veces discusiones tremendas
  • Etc.

Molestias por Música o Ruidos en el vagón de Metro ¿Qué hacer?

Ante alguien con una conducta incívica que está molestando al resto de los viajeros poniendo música a un volumen alto en su móvil o en cualquier otro aparato reproductor, deberemos:

  1. Pedirle que baje un poco volumen
  2. Acudir a la autoridad competente en ese transporte público
  3. Poner una reclamación o queja como usuario

1. En primer lugar pedirle que baje un poco volumen

Hay que hacerlo con una actitud educada pero firme.

Es muy importante hacerlo en volumen alto, para que el resto de pasajeros puedan escucharlo y se vean involucrados en la situación.

Seguramente se estará molestando a más gente, con lo que podrán unirse a su queja.

En la mayoría de los casos con esta simple medida basta; sobre todo si algún otro pasajero le apoya.

2. Acudir a la autoridad competente en ese transporte público

Si el sujeto en cuestión no hace ningún caso y persiste en su conducta, acudiremos al representante de la autoridad en ese lugar, para que actue.

En el caso de un tren de cercanías será el revisor; si estuviesemos en un autobús, el conductor, etc.

Por un lado dicho representante de la autoridad impedirá que se continue molestando con el ruido o la música; y por otro puede llegar incluso a sancionar al infractor, si así estuviese dispuesto en el reglamento.

Es cierto que en algunos casos no es fácil encontrar a la persona responsable; por ejemplo en el Metro no es posible hablar con el conductor; hay sin embargo vigilantes de seguridad a los que sí podríamos dirigirnos.

3. Poner una reclamación o queja como usuario

En el peor de los casos, si no podemos acudir a nadie, tendríamos la posibilidad de poner una reclamación.

Se podría objetar que esta reclamación no serviría de nada porque no se podrá ya identificar al viajero incívico ni amonestarle.

Se trataría con esta medida de ir creando conciencia en los responsables del Metro de la existencia de este problema que puede llegar a ser grave.

Entrevista completa a Ricardo Ayala también para el programa de Julia Otero en Onda Cero

Escuche ahora la entrevista completa, que por razones de tiempo, no llegó a ser emitida en su totalidad.

Habla sobre los problemas de ruido en los problemas de ruido en los transportes públicos que últimamente están cobrando gran auge.

Duración: 8 minutos

El ruido y los sitios públicos: una cuestión de Educación

Como en el caso de gran parte de los problema de ruido, fundamentalmente es una cuestión de educación, que aunque no resuelve solo con reglamentación y multas, las autoridades responsables de los transportes públicos deben tomarse el asunto seriamente y adoptar medidas oportunas.

Se trata de un problema del que tampoco podemos desentendernos los usuarios del metro, tren cercanías, autobús, etc.  Si miramos para otro lado, puede llegar un momento en que el transporte público simplemente no pueda usarse.